Del arcoiris al blanco aséptico

 En Diseño

apple-logo-think-different-e1287082476800-300x189

Está semana Apple ha dado un nuevo golpe en la mesa y, con su firme intención de no quedarse atrás en la batalla de los smartphones, ha anunciado el lanzamiento de el Iphone 7 para otoño de 2016. Seguro que los que poseen un Iphone 6 se han llevado una pequeña decepción porque, acostumbrados a estar siempre a la última, dentro de nada se van a encontrar con que poseen un megamóvil con poco más de un año de antigüedad que ya se habrá quedado desfasado.

Voy a aprovechar esta coyuntura para hacer una comparación entre el afán de innovación de la compañía de Cupertino y la evolución de su logotipo.

Al principio, en 1976, cuando se creó la firma en un garaje, se utilizó un logo bastante inapropiado para una empresa de tecnología que recordaba a una imagen religiosa. Se dieron cuenta rápido y ese mismo año apareció en el mundo el símbolo que ha representado a Apple a lo largo de su historia y que se instauró, a su manera, en la mente del consumidor: la manzana de colores. Y he escrito “a su manera” porque Apple hasta la irrupción de los Ipod y, posteriormente, del Iphone y del Ipad, era una marca para gente rara, diseñadores y elitista en términos de precio.

Apple representaba con esa manzana multicolor la innovación, el color, y su mirada hacia el futuro. Sin embargo, con la definitiva implantación de las pantallas de color en los ordenadores el logo empezó a carecer de sentido. Entonces, con el regreso de Steve Jobs y su nueva idea Imac, la marca cambió su imagen y apostó por una manzana simple, inicialmente negra, aunque luego se decidió que el blanco aséptico era más apropiado. Lo que es evidente que es Apple estaba pujando fuerte por la simplicidad, que es el auténtico símbolo de la corporación y que se pone en práctica cada día en lo departamentos de diseño de sus productos y de ahí, se traslada al mercado en forma de Ipod, de Iphone o de pc portátil.

Diego Celma Herrando

Imagen: geageek

Publicaciones recientes

Deja un comentario