La anorexia como reclamo publicitario

 En Anuncios infames

nolita-anorexia-isabelle_14520435-299x300

Hace ya casi 8 años de este cartel publicitario, pero sus imágenes, que perduraran para siempre en las redes, siguen causándome escalofríos y motivando mí desacuerdo.

Nolita es una empresa de moda italiana que causó un gran revuelo con su agresiva publicidad en el año 2007. Encargaron las fotografías a Olivero Toscani, aquel reportero genial y extravagante que trabajó durante años para Benetton. Pero este artista controvertido merece un artículo propio. Ya hablaré de él más adelante.

La muchacha mira por encima del hombro en la imagen superior, y como sintiéndose culpable en la inferior, quizás porque la creación de la que es protagonista puede herir la sensibilidad de muchas personas. La marca quiere aparentar que su intención no es cazar publicity sino, nada más lejos de la realidad, atacar a la patología con un “No, Anorexia

Quiero hacer hincapié con estas líneas en la ética profesional del creativo publicitario. Desde el brainstorming se deben evitar los recursos fáciles que pretenden llamar la atención hurgando en los instintos más primarios del ser humano. Y se debería tener especial cuidado cuando se pone en entredicho la dignidad de algún sujeto participe de la comunicación, ya sea el emisor, el receptor o el canal.

Esta modelo debería haber valorado que su posado podría afectar a alguna de las miles de madres de anoréxicas y bulímicas.

Caprichos de nuestra sociedad: la enfermedad de la moda, creada y extendida por la moda y finalmente, reclamo publicitario para la moda. No aprendemos.

Imagen: izme

Publicaciones recientes

Deja un comentario