Los pasajes comerciales…

 En Cosas de las que aprender

img_0552_f3a226e3-300x225

Tienda vacía, tienda vacía, tienda vacía, almacén, cartel de se traspasa… Este es el paisaje que se ve cuando uno pasea por un pasaje comercial. Los pasajes comerciales, por lo general, no tienen éxito en España. En Zaragoza hay varios ejemplos, los más sonados son “el Caracol”, el Miraflores, el de la Industria y el Palafox. Concretamente, “El Caracol” que todavía sale adelante en las calles de paso, cuenta con decenas y decenas de locales vacíos en los callejones de pisos inferiores. En contraposición, en Inglaterra, los análogos, llamados Arcade funcionan perfectamente. Seguro que el clima tenga algo que ver con el comportamiento del consumidor.

Son espacios con reminiscencias de los ochenta, con rincones oscuros y sensación de abandono que no incitan a la compra y ni siquiera a la entrada. En cambio, los centros comerciales, con su parking debajo, sus cristales solarium para que entren los brillantes rayos del sol y su supermercado sí que son atractivos para el cliente. Es una forma diferente de comerciar que tuvo su auge en otros tiempos y que ahora está esperando el golpe definitivo para desaparecer. A pesar de esto, todavía se ha intentado de nuevo potenciar este tipo de comercio en Zaragoza, porque a cabezones no nos gana nadie, y se ha hecho una fuerte inversión a la entrada del tubo, con Puerta Cinegia, que poco a poco va saliendo adelante y que con su Cesaraugusto de tamaño gigante ha llamado la atención.

Cada región tiene sus hábitos y preferencias de compra y es de sobra conocido que lo que funciona de maravilla en España puede ser un auténtico desastre comercial en la China.

Diego Celma Herrando

Imagen: heraldo

Publicaciones recientes

Deja un comentario