Un pit stop en el supermercado

 En Publicidad no convencional

la-foto-2-300x225

Combustible de deportistas y estudiantes, el Red Bull lleva mucho tiempo posicionado como una bebida que ayuda a paliar los grandes esfuerzos. El pit stop que montaba Red bull en algunos supermercados era genial; una auténtica gasolinera que tenía incluso curioso surtidor cargado con latas de la firma del toro.

También había numerosas cámaras frigoríficas y la estrella especial, un asiento con televisión, volante y acelerador. Un simulador de automovilismo que aprovechaba el tirón del equipo Red Bull. Los niños, evidentemente, se volvían locos y revoloteaban alrededor de semejante montaje como las moscas alrededor de la leche. Imaginaos que vuestros padres están comprando comida aburrida: arroz, carne, pescado. Pues yo en su lugar también me iría  a manejar un F1.

No tengo ni idea del dinero que se gastaría Red Bull en semejante córner, pero ya les adelanto que estamos hablando de bastante dinero.

Diego Celma Herrando

Publicaciones recientes

Deja un comentario