Wishline y su espíritu publicitario

 En Historia de la publicidad

20100105202354-lablaque

¿Un canal dedicado exclusivamente a la publicidad? ¿Una parrilla de programación que contiene, uno tras otro, cientos de spot? La respuesta a estas preguntas era Wishline, un canal europeo que existió desde finales de los noventa hasta los comienzos del nuevo milenio. Fue efímero, de acuerdo, pero a la vez fue pionero en cuanto a su concepto publicitario, la esencia de sus contenidos audiovisuales eran spot, o más bien, reportajes sobre productos elitistas.

Chateaus, masias provenzales, superdeportivos, automóviles clásicos, motocicletas legendarias, yates, aviones, helicopteros…un sinfín de fetiches del capitalismo que copaban todos los minutos de emisión.

El canal destacaba a la vez por una cuidada producción, una excelente fotografía y una exquisita selección musical que generaban el ambiente de lujo y glamour necesarios para vender esos sueños. Sorprendía que al final de los anuncios se facilitaba un discreto teléfono o página web en donde uno podía informarse más a fondo, podía contactar con el agraciado propietario e incluso solicitar una prueba/visita antes de comprarlo.

Este asunto viene en consonancia con el fin de la publicidad en la televisión pública, el primer paso para el ocaso de los cortes publicitarios. Los spot tienen su futuro en la televisión a la carta, en los canales temáticos que ofrezcan un público segmentado y receptivo. Quizás un canal completamente comercial como lo fue Wishline era un exceso y puede que solo existiera porque un tema como la riqueza atrae por si solo al 95% de la población. Como Constable fue un precursor del impresionismo, Wishline fue una idea, un conato, una precuela de la publicidad a la carta y merece todo el respeto del gremio.

Imagen: domainedesaintferreol

Publicaciones recientes
Comentarios
  • juan de miguel
    Responder

    descubro con gran ilusión que no era yo el único que allá por los 90 miraba EMBELESADO el mítico canal de lujo que completaba la cuidada parrilla del extinto canal satélite digital. y es de agradecer que, gente del sector con cierta sensibilidad por la fotografía, la música y en definitiva el buen gusto, se haga eco de algo que como dicen fue una precuela de algo que no ha vuelto a intentarse. quizás sea la magia con la que lo recordamos, el buen olor que adorna los mejores tiempos pasados, el caso es que la experiencia estética que creó wishline dejaba marca. un cordialísimo saludo

Deja un comentario